Los proyectos de los que me enamoro los hago únicos

Sin prisas, sin grandes inversiones, huyendo del encorsetamiento y las líneas directoras que marcan el funcionamiento habitual de las empresas, he ido definiendo, de forma personal, mi propia hoja de ruta,

saltándome los paradigmas tradicionales que, muchas veces, acaban ahogando las ideas y los proyectos, sin que éstos lleguen a ver la luz.

Aborrezco las normas y las jerarquías del mundo empresarial y actúo con total naturalidad y con cierta rebeldía, dando rienda suelta a mi alma para que sea ésta quien la conduzca hacia mi propio devenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *