¿Estás solo o te sientes solo? Soledad y Autoestima

“La peor soledad es no estar cómodo con uno mismo”


Mark Twain

Cuando pensamos en la palabra soledad como concepto, tendemos a pensar en que significa estar solos, sin nadie alrededor, o lo que es lo mismo, ausencia o escasez de vínculo o entorno socio-afectivo. Pero, haz memoria y piensa: ¿Cuántas veces te has sentido solo o sola? ¿Realmente no tenías nadie a tu alrededor?

La soledad es un sentimiento que aparece en las personas por varios motivos, no se ciñe exclusivamente a las personas que no tienen apenas interacción social o no tienen familiares cercanos. 

Aparece en personas que a pesar de tener mucha gente alrededor, se sienten inseguras, incomprendidas, tristes… sienten que les falta algo.


– “Qué es la soledad?” – Pregunta el Principito.
– “Es un reencuentro consigo mismo, y no debe ser motivo de tristeza, sino de reflexión”.

El Principito (Antoine de Saint-Exupèry)

A veces nos sentimos solas o solos, y sin querer, lo confundirnos con soledad. Nos sabemos todos a la perfección la teoría, sí, ¿pero y llevarlo a la práctica? Quizás eso siempre cuesta un poco más.

Pese a que todos nos pasa, sentirse solo no es un hecho físico, es una sensación, una emoción. Parece que tenemos pautado que si no llevamos a alguien al lado es síntoma, señal, de que nos falta algo…

 ¡Como si nuestra propia compañía fuera insuficiente! Como si solo por el hecho de tener a alguien a nuestro lado fuera a significar estar acompañados, cuando en cantidad de ocasiones, a todos nos ha pasado, sentimos soledad estando rodeados de personas.

Como si por el hecho de ir sin nadie a nuestro lado significara que valemos menos, que falta algo, ese “algo raro habrá”. Parece que nos hace estar en el punto de mira de la lástima por ello.

Y no, no es la cantidad. Tampoco el número. No es cuestión de una persona. ¿No es ese hueco que tratamos de llenar, por qué? ¡Porque no estamos vacíos!

Cuando vamos con nosotros mismos, con todo, con nuestra compañía, nunca volvemos a ir solos a ningún lugar. Vamos con nosotros mismos.

Existen pocas sensaciones tan poderosas como sentirnos capaces, libres de elegir, de elegirnos. Libres de estar con nosotros mismos, capaces y libres de ser felices.

No estamos solos, estamos con nosotros mismos.

No estamos solos, nos tenemos a nosotros mismos.

No vamos solos, vamos con nuestra compañía.

No nos falta nadie al lado. Somos únicos, suficientes, completos y enteros.

Cuando decidimos elegirnos, ya nunca más volvemos a caminar solos.

“Tú mismo, al igual que cualquier otra persona del universo, te mereces tu propio amor y afecto”

Buda

El próximo sábado 29 de febrero, en un sitio precioso e inspirador tendrá lugar nuestro Taller Vivencial Re-Genera tu Autoestima. (El Jardín de Gaia, Villalba, Madrid). Naturaleza, dinámicas, comida vegetariana y casera… ¿Te apuntas?

Natalia Pedrajas

625 047 300

www.lapsicologanatalia.com

Nuestra autoestima. Mapas de amor

El inicio de toda buena relación con los demás, con nuestro entorno, o de algún proceso es éste:

Estar en paz con uno mismo. Amarnos a nosotros mismos, amar todo lo que somos, abrazándonos en la totalidad. Digo abrazo como ver, como aceptar todo aquello que vemos y todo aquello que no queremos ver en nosotros también. Aceptar y abrazar a quienes somos, con muestras virtudes (saber verlas) y con nuestros defectos

¿Por qué hay querer nuestras partes negativas? Si queremos transformar partes de nosotros que no nos gustan, nos lastiman, y partimos del rechazo de ellas como solemos hacer a menudo, éstas siguen influyendo, siguen sometiéndonos.

Cuidar nuestra relación con nosotros mismos

Si con alguien solemos ser críticos, es seguro, con nosotros mismos:

No respetamos nuestros tiempos. No nos paramos a escucharnos, a escuchar nuestro cuerpo. No prestamos atención a nuestras emociones para aprender de cómo funcionamos. No nos tratamos con cariño y comprensión cuando las cosas no ocurren como deseamos o habíamos planificado. Miramos nuestro cuerpo y nos decimos cosas que no deberíamos, cosas que nunca le dirías a una persona que quieres…

¿Qué estamos haciendo con todo esto? Estamos rompiendo nuestros mapas de amor en lugar de cultivarlos, aunque lo que realmente queremos es sentirnos mejor.

Los mapas de amor

Los mapas de amor son las redes de información más activas en relación a todas las cosas importantes y significativas.

Los mapas de amor que, quizás, más conozcamos, son los mapas de amor de la pareja (Saber la fecha de su cumpleaños, cuál es su comida favorita, cómo darle una sorpresa que le guste, qué pequeñas cosas le puede hacer feliz, etc.). Estos mapas se activan y se desarrollan cada vez que nos paramos a pensar sobre ellos y sobre todo cuando pasamos a la acción, fortaleciendo esa relación.

Dicho esto, piensa que lo que llamamos AUTOESTIMA es el tipo de relación con nosotros mismos. Como si fuera esa relación de pareja de la que hablábamos.

¿Cuáles serían los mapas de amor con nosotros mismos?

  • Nuestros valores
  • Esas cosas que nos generan placer
  • Lo que nos estimula
  • La forma en la que nos hablamos a nosotros mismos
  • Nuestras ilusiones, nuestras esperanzas
  • Los proyectos que tenemos a largo plazo
  • Nuestras necesidades de tiempo personal, o de descanso
  • Etc.

Cuando cultivamos nuestros propios mapas de amor, inevitablemente hacemos que nuestro nivel de autoestima aumente, porque generamos una relación sana con nosotros mismos.

Activar, cuidar, cultivar

Es necesario activar y cultivar nuestros propios mapas de amor. Nuestro mal estar nos bloquea en muchas ocasiones, haciéndonos sentir cada vez más pequeños y más inseguros.

Es siempre el mismo conflicto. Lo bueno es que también la solución es siempre la misma:

Conocernos, conocer nuestra mente y aprender a gestionar nuestras emociones y pensamientos de forma sabia.

Vamos a ver algunas pequeñas cosas, fáciles de realizar, y que pueden suponer abrir una gran puerta en nuestra mente y corazón, en nuestro interior:

  • Hacer algo que nos de miedo o nos imponga

Sin dejar que el torbellino de emociones negativas nos detenga o nos paralice.

La autoestima está relacionada con la confianza, y la confianza requiere fortaleza. Fuera miedos, vergüenza, inseguridad, ansiedad…

  • Vigilemos como nos hablamos a nosotros mismos

imaginemos somos una persona a la que quieres con todo nuestro corazón ¿Qué nos diríamos? Practica esto no por días, si no por un tiempo.

Autoestima significa «amor hacia uno mismo» y no se puede querer a alguien a quien maltratamos o faltamos el respeto, así que tenemos que trabajar conscientemente en cultivar una relación hacia nuestra persona basada en el respeto y potenciar así, nuestro nivel de autoestima.

  • Nos daremos cariño

Nos daremos un abrazo de verdad y respiremos hondo en ese abrazo, en lugar de tanto regañarnos mentalmente.

Y si en ese abrazo nos sentimos raros, es porque nos hace falta practicarlo más a menudo. Según lo hagas más, lo sentiremos más natural.

  • Activaremos nuestros mapas del amor

¿Y si hacemos una lista de las cosas que nos ilusionan? Con nuestros sueños, con esas pequeñas cosas que nos dan placer.

¿Qué presencia hay de esa lista en nuestro día a día?

Cuanto más activemos nuestros valores, más solida será la red de apoyo para nuestra autoestima.

Tenemos que activarla y ampliar esos horizontes todo lo que podamos.

  • Lo haremos en “las buenas”, y también en “las malas”

Si queremos mejorar nuestro nivel de autoestima tenemos que entender que el amor es un valor y como tal es algo a cultivar cada día de tu vida sin ponerle condiciones.

  • Conozcámonos

Tenemos que trabajar en conocernos y aceptarnos tal y como somos, aunque estemos trabajando también en cambiar cosas negativas de nuestra forma de ser o de nuestro estilo de vida y tenemos que cultivar nuestros valores.

  • Tendremos el rol de líder en nuestras emociones

Sin dejarnos llevar ni controlar por emociones negativas como miedo, vergüenza, inseguridad…

Seremos bondadosos con nosotros y con nuestras emociones, pero también directivos. Nosotros somos los líderes.

¿Quieres trabajar más en ello? El siguiente 29 de febrero, junto a dos compañeras psicólogas más, trabajaremos en ello, rodeados de naturaleza, con comida casera y vegetariana.

Natalia Pedrajas

625 047 300

www.lapsicologanatalia.com

La tristeza

La tristeza también es importante. La tristeza es una de las emociones básicas en el ser humano y no solo nos puede brindar un refugio de descanso necesario, en ocasiones también nos brinda una visión, otra perspectiva más amplia de la situación que estamos viviendo.

Quien ha leído o conoce algo sobre la antigua filosofía griega sabrá que los filósofos llamaban a menudo a la tristeza “incubadora”, refiriéndose a que puede vivirse como un tiempo de reflexión y hasta de detenimiento, necesario para pasar después a un período de gran acción y exploración.

En nuestra época, con estudios actuales, se sabe que la tristeza no siempre nos viene de serie, si bien es cierto que en ocasiones tiene rasgos genéticos, también es cierto que no solo es así, ya que también se ve influenciada por el entorno y el medio en el que se vive.

Pautas para regularla

Prestando atención a que la tristeza tiene a su vez dimensión biológica, social e individual, los profesionales de la salud establecen ciertos parámetros que ayudan a decidir cuál o cuáles son las mejores pautas para regular la tristeza. Por ejemplo, en muchas ocasiones si el origen de ésta es principalmente fisiológico, se requeriría hacer uso de antidepresivos ansiolíticos, para así ayudar a regular una alteración de los neurotransmisores como la dopamina, o la serotonina. En otras muchas ocasiones, se utiliza el trabajo conjunto de un tratamiento farmacológico y de uno psicoterapéutico, promoviendo así el bienestar general.

¿Cómo sabemos cuándo la tristeza puede ser patológica?

Si bien decíamos que la tristeza es un sentimiento básico, hay veces que nos puede suponer un problema real.

Existen una serie de síntomas para identificar diferentes tipos de depresión (mas allá de la tristeza).

Si tienes por lo menos cinco de los siguientes síntomas, durante más de dos semanas, o simplemente si consideras que no sabes gestionar bien todo lo que sientes, o que ni siquiera entiendes bien qué es lo que te sucede, sería el momento de buscar ayuda de una psicóloga o psicólogo profesional.

Veamos esos síntomas de los que os hablaba:

  • Pérdida de interés o placer en casi todas las actividades cotidianas.
  • Sentirte triste, o sentirte deprimido todo el día, todos los días.
  • Un descontrol en el apetito, perdiéndolo o aumentándolo significativamente, sin motivo aparente y haciendo variar incluso nuestro peso habitual.
  • Sensación de lentitud: Motricidad o cognición más lentas de lo habitual.
  • Falta de energía o fatiga todo, o casi todo el día.
  • Sentimientos de culpa, sentirse como inapropiado, etc.
  • Sentir dificultad para pensar o unir frases.
  • Tener pensamientos recurrentes sobre la muerte.
  • Ideas suicidas.

Una vez se cuente con una cálida red de apoyo, se nos ayudará a gestionar todos estos síntomas y te será mucho más fácil.

No sólo si estas al límite. Si tienes cierto número de los síntomas de esta lista es necesario acudir al psicólogo o psicóloga. Muchas veces el no saber conocer, identificar, organizar y reconocer nuestras emociones nos puede conducir a lo largo del tiempo a ellos, cuando que con una ayuda adecuada anteriormente, no se hubiese llegado a ello.

Te invito a que reflexiones, a que cuentes conmigo y charlemos, y juntos veamos la mejor manera en la que puedo ayudarte.

Natalia Pedrajas

625 047 300

www.lapsicologanatalia.com

¿Qué es el coaching?

Como psicóloga que soy estoy enamorada y adoro nuestra profesión. Y siempre he valorado en positivo y practicado el código de ética deontológica que nos hemos dado en psicología

¿Qué es el coaching?

“El Coaching ha de entenderse como la técnica científica que permite llevar a cabo un proyecto de ayuda individualizado, en el ámbito personal o profesional, ya sea de una sola persona o de todo un equipo, o una organización, para liberar su talento y potencial, maximizando la efectividad de sus actividades ejecutando el plan de acción acordado”


(Fernando Bayón Mariné, Coaching Hoy)

Psicología y Coaching

Es difícil sostener que el coaching no tiene que ver con la Psicología como afirman muchos coaches ( se hace por diferentes intereses, desconocimiento, diferenciación, marketing, etc.).

Es difícil sostener que el trabajo con cómo las personas piensan, sienten y actúan (triada cognitiva) no tiene que ver con la Psicología. Nada más lejos de la realidad!

A día de hoy, el término coaching está siendo utilizado de forma indiferenciada y oportunista para denominar diferentes actividades como son: consejo, asesoramiento, formación, entrenamiento, instrucción, enjuiciamiento, desarrollo personal y profesional, acciones de carácter motivacional, charlas, planteamientos filosóficos y existenciales, incluso hasta terapias. Es lógico que en muchas ocasiones, la confusión, para clientes, pacientes y para profesionales, esté servida.

El coaching es un método que permite focalizar a la persona o al equipo en los objetivos que quiere alcanzar y en establecer los pasos para conseguirlos.

No es una disciplina, ya que no cuenta con un cuerpo teórico propio sino que utiliza el de la Psicología (especialmente Humanismo, Cognitivo-conductual, Gestalt, Psicología Positiva, etc.) y ademas se añade todo aquella técnica que pueda ser de interés para su eficacia: principios de Managment, alto rendimiento deportivo, lingüística, filosofía…

El coaching tampoco es una profesión en sí misma como muchos quieren hacer ver o creer, sino que el coaching se enmarca en el desempeño del desarrollo de personas.

Coaching

El Coaching está dando muy buenos resultados y es una de las áreas de trabajo más solicitadas y de las que, personalmente, además disfruto porque, en estas ocasiones, soy yo misma la que le permite formar parte de su carrera y sus objetivos, y ayudarle  . 

Uno de los temas que me gustaría tratar al respecto, es contaros que SÍ estoy y que NO estoy entrenando, para ti, para derramar trapos metódicos que nos vienen a la mente. 

Desde el punto de vista del enfoque profesional que prácticamente y desde mi opinión personal, el Coaching NO es:

  • La receta ni cura contra todo tipo de males y problemas.
  • Terapia.
  • Psicoanálisis.
  • Una relación con otra figura o persona de autoridad que te dicta y te controla que tienes que hacer.
  • Formación.
  • Una persona profesional a tu lado para que te arregle y solucione los problemas y conflictos que puedan ir surgiendo.
  • Un asesoramiento de cualquier temática profesional.
  • Magia.
  • Un trabajo que hace tu asesora o asesor sin el cual tus proyectos están perdidos.

El Coaching es:

  • Un precioso PROCESO de auto descubrimiento y aprendizaje.
  • Una PARADA en tu camino profesional y personal, para observar y tener mayor impulso a tus objetivos.
  • Una estupenda OPORTUNIDAD de mirar hacia atrás, ver lo realizado y lo que se puede aprovechar, y también de mirar hacia adelante orientandonos hacia esas metas wue hay que conseguir y sabiendo como utilizar todo tu potencial y tu talento para ello.
  • Es ESPACIO, y es TIEMPO, para mirarte con otra lupa y ver nuevas cosas.
  • AVENTURA para potenciar tu capacidad de reflexión, y creación de nuevos y mejores hábitos.
  • Es CAMINO, un camino que solo puedes recorrer tú.
  • Es ELEGIR para la mejora profesional-personal.

¿Te apetece caminar hacia todos tus objetivos de forma acompañada? Tú eliges, tú pides, ¡tú eres el protagonista! Yo me comprometo a acompañarte desde la distancia que quieras 😉

Natalia Pedrajas

www.lapsicologanatalia.com

625 047 300

El arte de conocerse a sí mismo, o lo que es lo mismo, la psicoterapia

Cada vez más gente va a terapia. La psicología está al alcance de todos, genial! Pero todavía cuesta, todavía se dice en bajito y a pocas personas.

En ocasiones quizás puede que nos cause cierta vergüenza, podemos creer que estamos fallando o que lo estamos haciendo mal, puede que tengamos temor al juicio del otro, quizás a que nos consideren más débiles o incluso a que nos vean como enfermos o mucho peor, como locos…

Deberíamos entre todos, profesionales y personas de a pie, derribar esos mitos o ese estigma, y que nos quedase claro de una vez por todas que para ir a terapia no es necesario tener un trastorno que esté recogido en un manual:

Tristeza, ansiedad, insatisfacción, inseguridades, miedos, nudos que se han ido formando en la vida, situaciones de crisis… muchas cosas pueden ser motivo suficiente para que inicies un proceso de psicoterapia

En realidad basta con que sientas que algo no va bien en tu vida (aunque no entiendas bien qué te sucede o de dónde viene ese malestar) y quieras buscar soluciones.

Pero, Qué es la psicoterapia?

Empecemos hablando de la pausa. Vivimos en un mundo y en una sociedad en lo que todo (y todos) van muy rápido, con prisas, con estrés, con una montaña de cosas por hacer…

Todo esto hace que, en muchas ocasiones, demasiadas, no nos paremos lo suficiente a mirar y ver cómo estamos, cómo estamos llevando y cómo estamos gestionando todo esto. Ahí entra la psicoterapia.

La psicoterapia es un espacio, un tiempo para ti, para conocerte, para entender(te) y saber lo que te está sucediendo, y esto es fundamental para seguir caminando en la vida con menos enredos o al menos con el mejor calzado para superarlos.

La psicoterapia es un proceso en el que te observas, reflexionas y te vas conociendo, y desde ahí, puedes coger la responsabilidad de tu propia vida, soltar viejos hábitos (algunos dañinos pero que en algún momento te sirvieron) y crear otros nuevos, para seguir caminando con mayor conciencia y libertad.

Conocer (te)

El autoconocimiento, o lo que es lo mismo, conocerse a uno mismo de verdad, de forma sincera, honesta y realista, es fundamental para la mejora del bienestar emocional. Es uno de los puntos fuertes de la inteligencia emocional y es clave para el desarrollo personal.

Dicho esto, parate y piensa…

Yo te pregunto, ¿crees que te conoces en profundidad? Si tu respuesta es un “SI!”, y es afirmativa, enhorabuena por ello. Aun así estoy segura de que puedes (podemos) ahondar aún un poquito más para conocerte muchísimo mejor y seguir creciendo.

En cambio si la respuesta es negativa, quiero que sepas que existen ciertas estrategias que te van ayudar en ese largo camino del autoconocimiento.

Estrategias como el mindfulness y sus ejercicios, ¿los conoces?, la técnica de La Rueda de la Vida (muy utilizado en desarrollo personal), Quien Soy (nos ayudará a visualizar de manera realista quién eres en el momento actual, quién quieres llegar a ser en un futuro y cómo vas a conseguir llegar a ser la persona que deseas ser), La Rueda de la Vida (Herramienta muy popular y empleada en procesos de coaching que ayuda a visualizar de una forma inmediata y muy gráfica las distintas parcelas de tu vida, para así tener una visión clara y general de qué es lo que está ocurriendo y qué es lo que te gustaría mejorar), escribir un diario de emociones, o la Técnica del Árbol mediante un dibujo.

Si quieres conocerte, y emplear a fondo las técnicas del autoconocimiento, y gestión emocional, contacta conmigo y dime en qué puedo ayudarte.

Natalia Pedrajas

www.lapsicologanatalia.com

625 047 300

En cada paseo por la Naturaleza, uno puede recibir lo que andaba buscando. Psicología. Bienestar

¿Sabéis que hay un programa en Escocia en el que el médico, en según qué casos, receta cosas como viajes o pasar tiempo en la naturaleza?

Si leemos sobre el tema, nos encontramos con que esta “receta” médica está indicada para  reducir la presión arterial, la ansiedad y aumentar la felicidad de las personas con diabetes, para  enfermedades mentales, estrés, enfermedades cardíacas… y más!

Hemos visto que hay todo un folleto que acompañaría esta recomendación, con actividades geniales, divertidas e incluso tiernas como puden ser: hacer una manga de viento a partir de un aro y material para así observar la velocidad del viento, pasear un perro, realizar arte playero con materiales naturales, tocar el mar, hablar con un pony e incluso hacer un hotel de insectos o enterrar la cara en la hierba!

La naturaleza y la salud

 Esta demostrado mediante estudios y hay pruebas que los beneficios de la naturalezapara la salud mental y también para la  física son numerosos.

Solamente con pasar un rato al día de nuestro tiempo al aire libre, en contacto con la naturaleza (en una zona arbolada, por ejemplo) hará que se produzca una disminución de la actividad en la parte de su cerebro típicamente asociada con la depresión.

En los estudios, las personas que entraban en contacto con la naturaleza con más frecuencia, además de esto anteriormente mencionado, presentaron también un nivel de cohesión social significativamente más alto.
Y eso no es todo! Pasar tiempo en la naturaleza no sólo reduce la presión arterial, la ansiedad y aumenta la felicidad, sino que también reduce la agresión, los síntomas del TDAH, mejora el control del dolor, el sistema inmunológico y está claro que aún hay mucho más que desconocemos y que estudios están descubriendo día a día

Si que nos dicen, sin embargo, que todos estos beneficios asociados a la salud mental y la presión sanguínea se harán visibles siempre y cuando la duración de los paseos por la naturaleza sean lo suficientemente largos.

¿Cómo explican esto?

No solo hay un estudio que explique esto y que vincule la toma de contacto con la naturaleza y los beneficios psicológicos. 

Buscando, entre otras, se puede hallar también investigaciones con la que se relaciona la integración de las escuelas en espacios verdes con un mejor rendimiento académico de sus alumnos. Sin embargo, si es cierto que hay que señalar que casi todos estos estudios, no se basan en un experimento, y solo se limitan a presentar correlaciones entre variables.

También hay explicaciones sobre posibles mecanismos por los cuales pueden ser estos paseos los que mejoren directamente el nivel de calidad de vida de las personas. Entre  estas explicaciones están el hecho de que en zonas naturales el aire es de mejor calidad y está menos contaminado, también que las zonas salvajes tengan más desniveles y atravesarlos conlleve realizar más actividad física, o la protección contra el sol de las zonas con sombra…Todo ello se traduciría en una mejor salud, y ésta a su vez está relacionada con la aparición de trastornos mentales.

Tengo claro que viendo todo lo que nos aporta y sirviéndonos como lo hace, y teniendo en cuenta que pasear por parques algo alejados de la urbe es una actividad que resulta tan barata, merece la pena que tanto nosotros a modo individual, como las instituciones de salud, o que se dedican al tiempo libre de niños, adultos y personas mayores, le den una oportunidad a esta opción y se beneficien de todo ello.

Puedes superarlo de dos formas. Aceptando que eres culpable o que no lo eres.

Pero lo más importante es que puedes superarlo y que además tienes dos caminos para ello.

La vida es circular, y continuamente, creedme una y otra vez, se repiten los mismos hechos, las mismas circunstancias, las mismas tomas de decisiones, ¿por qué?… simplemente para que, quizás esta vez, puedas tomar un camino distinto, decir una palabra distinta, o sentir de forma distinta.

Continuar leyendo “Puedes superarlo de dos formas. Aceptando que eres culpable o que no lo eres.”