¿Estás solo o te sientes solo? Soledad y Autoestima

“La peor soledad es no estar cómodo con uno mismo”


Mark Twain

Cuando pensamos en la palabra soledad como concepto, tendemos a pensar en que significa estar solos, sin nadie alrededor, o lo que es lo mismo, ausencia o escasez de vínculo o entorno socio-afectivo. Pero, haz memoria y piensa: ¿Cuántas veces te has sentido solo o sola? ¿Realmente no tenías nadie a tu alrededor?

La soledad es un sentimiento que aparece en las personas por varios motivos, no se ciñe exclusivamente a las personas que no tienen apenas interacción social o no tienen familiares cercanos. 

Aparece en personas que a pesar de tener mucha gente alrededor, se sienten inseguras, incomprendidas, tristes… sienten que les falta algo.


– “Qué es la soledad?” – Pregunta el Principito.
– “Es un reencuentro consigo mismo, y no debe ser motivo de tristeza, sino de reflexión”.

El Principito (Antoine de Saint-Exupèry)

A veces nos sentimos solas o solos, y sin querer, lo confundirnos con soledad. Nos sabemos todos a la perfección la teoría, sí, ¿pero y llevarlo a la práctica? Quizás eso siempre cuesta un poco más.

Pese a que todos nos pasa, sentirse solo no es un hecho físico, es una sensación, una emoción. Parece que tenemos pautado que si no llevamos a alguien al lado es síntoma, señal, de que nos falta algo…

 ¡Como si nuestra propia compañía fuera insuficiente! Como si solo por el hecho de tener a alguien a nuestro lado fuera a significar estar acompañados, cuando en cantidad de ocasiones, a todos nos ha pasado, sentimos soledad estando rodeados de personas.

Como si por el hecho de ir sin nadie a nuestro lado significara que valemos menos, que falta algo, ese “algo raro habrá”. Parece que nos hace estar en el punto de mira de la lástima por ello.

Y no, no es la cantidad. Tampoco el número. No es cuestión de una persona. ¿No es ese hueco que tratamos de llenar, por qué? ¡Porque no estamos vacíos!

Cuando vamos con nosotros mismos, con todo, con nuestra compañía, nunca volvemos a ir solos a ningún lugar. Vamos con nosotros mismos.

Existen pocas sensaciones tan poderosas como sentirnos capaces, libres de elegir, de elegirnos. Libres de estar con nosotros mismos, capaces y libres de ser felices.

No estamos solos, estamos con nosotros mismos.

No estamos solos, nos tenemos a nosotros mismos.

No vamos solos, vamos con nuestra compañía.

No nos falta nadie al lado. Somos únicos, suficientes, completos y enteros.

Cuando decidimos elegirnos, ya nunca más volvemos a caminar solos.

“Tú mismo, al igual que cualquier otra persona del universo, te mereces tu propio amor y afecto”

Buda

El próximo sábado 29 de febrero, en un sitio precioso e inspirador tendrá lugar nuestro Taller Vivencial Re-Genera tu Autoestima. (El Jardín de Gaia, Villalba, Madrid). Naturaleza, dinámicas, comida vegetariana y casera… ¿Te apuntas?

Natalia Pedrajas

625 047 300

www.lapsicologanatalia.com

Nuestra autoestima. Mapas de amor

El inicio de toda buena relación con los demás, con nuestro entorno, o de algún proceso es éste:

Estar en paz con uno mismo. Amarnos a nosotros mismos, amar todo lo que somos, abrazándonos en la totalidad. Digo abrazo como ver, como aceptar todo aquello que vemos y todo aquello que no queremos ver en nosotros también. Aceptar y abrazar a quienes somos, con muestras virtudes (saber verlas) y con nuestros defectos

¿Por qué hay querer nuestras partes negativas? Si queremos transformar partes de nosotros que no nos gustan, nos lastiman, y partimos del rechazo de ellas como solemos hacer a menudo, éstas siguen influyendo, siguen sometiéndonos.

Cuidar nuestra relación con nosotros mismos

Si con alguien solemos ser críticos, es seguro, con nosotros mismos:

No respetamos nuestros tiempos. No nos paramos a escucharnos, a escuchar nuestro cuerpo. No prestamos atención a nuestras emociones para aprender de cómo funcionamos. No nos tratamos con cariño y comprensión cuando las cosas no ocurren como deseamos o habíamos planificado. Miramos nuestro cuerpo y nos decimos cosas que no deberíamos, cosas que nunca le dirías a una persona que quieres…

¿Qué estamos haciendo con todo esto? Estamos rompiendo nuestros mapas de amor en lugar de cultivarlos, aunque lo que realmente queremos es sentirnos mejor.

Los mapas de amor

Los mapas de amor son las redes de información más activas en relación a todas las cosas importantes y significativas.

Los mapas de amor que, quizás, más conozcamos, son los mapas de amor de la pareja (Saber la fecha de su cumpleaños, cuál es su comida favorita, cómo darle una sorpresa que le guste, qué pequeñas cosas le puede hacer feliz, etc.). Estos mapas se activan y se desarrollan cada vez que nos paramos a pensar sobre ellos y sobre todo cuando pasamos a la acción, fortaleciendo esa relación.

Dicho esto, piensa que lo que llamamos AUTOESTIMA es el tipo de relación con nosotros mismos. Como si fuera esa relación de pareja de la que hablábamos.

¿Cuáles serían los mapas de amor con nosotros mismos?

  • Nuestros valores
  • Esas cosas que nos generan placer
  • Lo que nos estimula
  • La forma en la que nos hablamos a nosotros mismos
  • Nuestras ilusiones, nuestras esperanzas
  • Los proyectos que tenemos a largo plazo
  • Nuestras necesidades de tiempo personal, o de descanso
  • Etc.

Cuando cultivamos nuestros propios mapas de amor, inevitablemente hacemos que nuestro nivel de autoestima aumente, porque generamos una relación sana con nosotros mismos.

Activar, cuidar, cultivar

Es necesario activar y cultivar nuestros propios mapas de amor. Nuestro mal estar nos bloquea en muchas ocasiones, haciéndonos sentir cada vez más pequeños y más inseguros.

Es siempre el mismo conflicto. Lo bueno es que también la solución es siempre la misma:

Conocernos, conocer nuestra mente y aprender a gestionar nuestras emociones y pensamientos de forma sabia.

Vamos a ver algunas pequeñas cosas, fáciles de realizar, y que pueden suponer abrir una gran puerta en nuestra mente y corazón, en nuestro interior:

  • Hacer algo que nos de miedo o nos imponga

Sin dejar que el torbellino de emociones negativas nos detenga o nos paralice.

La autoestima está relacionada con la confianza, y la confianza requiere fortaleza. Fuera miedos, vergüenza, inseguridad, ansiedad…

  • Vigilemos como nos hablamos a nosotros mismos

imaginemos somos una persona a la que quieres con todo nuestro corazón ¿Qué nos diríamos? Practica esto no por días, si no por un tiempo.

Autoestima significa «amor hacia uno mismo» y no se puede querer a alguien a quien maltratamos o faltamos el respeto, así que tenemos que trabajar conscientemente en cultivar una relación hacia nuestra persona basada en el respeto y potenciar así, nuestro nivel de autoestima.

  • Nos daremos cariño

Nos daremos un abrazo de verdad y respiremos hondo en ese abrazo, en lugar de tanto regañarnos mentalmente.

Y si en ese abrazo nos sentimos raros, es porque nos hace falta practicarlo más a menudo. Según lo hagas más, lo sentiremos más natural.

  • Activaremos nuestros mapas del amor

¿Y si hacemos una lista de las cosas que nos ilusionan? Con nuestros sueños, con esas pequeñas cosas que nos dan placer.

¿Qué presencia hay de esa lista en nuestro día a día?

Cuanto más activemos nuestros valores, más solida será la red de apoyo para nuestra autoestima.

Tenemos que activarla y ampliar esos horizontes todo lo que podamos.

  • Lo haremos en “las buenas”, y también en “las malas”

Si queremos mejorar nuestro nivel de autoestima tenemos que entender que el amor es un valor y como tal es algo a cultivar cada día de tu vida sin ponerle condiciones.

  • Conozcámonos

Tenemos que trabajar en conocernos y aceptarnos tal y como somos, aunque estemos trabajando también en cambiar cosas negativas de nuestra forma de ser o de nuestro estilo de vida y tenemos que cultivar nuestros valores.

  • Tendremos el rol de líder en nuestras emociones

Sin dejarnos llevar ni controlar por emociones negativas como miedo, vergüenza, inseguridad…

Seremos bondadosos con nosotros y con nuestras emociones, pero también directivos. Nosotros somos los líderes.

¿Quieres trabajar más en ello? El siguiente 29 de febrero, junto a dos compañeras psicólogas más, trabajaremos en ello, rodeados de naturaleza, con comida casera y vegetariana.

Natalia Pedrajas

625 047 300

www.lapsicologanatalia.com