La tristeza

La tristeza también es importante. La tristeza es una de las emociones básicas en el ser humano y no solo nos puede brindar un refugio de descanso necesario, en ocasiones también nos brinda una visión, otra perspectiva más amplia de la situación que estamos viviendo.

Quien ha leído o conoce algo sobre la antigua filosofía griega sabrá que los filósofos llamaban a menudo a la tristeza “incubadora”, refiriéndose a que puede vivirse como un tiempo de reflexión y hasta de detenimiento, necesario para pasar después a un período de gran acción y exploración.

En nuestra época, con estudios actuales, se sabe que la tristeza no siempre nos viene de serie, si bien es cierto que en ocasiones tiene rasgos genéticos, también es cierto que no solo es así, ya que también se ve influenciada por el entorno y el medio en el que se vive.

Pautas para regularla

Prestando atención a que la tristeza tiene a su vez dimensión biológica, social e individual, los profesionales de la salud establecen ciertos parámetros que ayudan a decidir cuál o cuáles son las mejores pautas para regular la tristeza. Por ejemplo, en muchas ocasiones si el origen de ésta es principalmente fisiológico, se requeriría hacer uso de antidepresivos ansiolíticos, para así ayudar a regular una alteración de los neurotransmisores como la dopamina, o la serotonina. En otras muchas ocasiones, se utiliza el trabajo conjunto de un tratamiento farmacológico y de uno psicoterapéutico, promoviendo así el bienestar general.

¿Cómo sabemos cuándo la tristeza puede ser patológica?

Si bien decíamos que la tristeza es un sentimiento básico, hay veces que nos puede suponer un problema real.

Existen una serie de síntomas para identificar diferentes tipos de depresión (mas allá de la tristeza).

Si tienes por lo menos cinco de los siguientes síntomas, durante más de dos semanas, o simplemente si consideras que no sabes gestionar bien todo lo que sientes, o que ni siquiera entiendes bien qué es lo que te sucede, sería el momento de buscar ayuda de una psicóloga o psicólogo profesional.

Veamos esos síntomas de los que os hablaba:

  • Pérdida de interés o placer en casi todas las actividades cotidianas.
  • Sentirte triste, o sentirte deprimido todo el día, todos los días.
  • Un descontrol en el apetito, perdiéndolo o aumentándolo significativamente, sin motivo aparente y haciendo variar incluso nuestro peso habitual.
  • Sensación de lentitud: Motricidad o cognición más lentas de lo habitual.
  • Falta de energía o fatiga todo, o casi todo el día.
  • Sentimientos de culpa, sentirse como inapropiado, etc.
  • Sentir dificultad para pensar o unir frases.
  • Tener pensamientos recurrentes sobre la muerte.
  • Ideas suicidas.

Una vez se cuente con una cálida red de apoyo, se nos ayudará a gestionar todos estos síntomas y te será mucho más fácil.

No sólo si estas al límite. Si tienes cierto número de los síntomas de esta lista es necesario acudir al psicólogo o psicóloga. Muchas veces el no saber conocer, identificar, organizar y reconocer nuestras emociones nos puede conducir a lo largo del tiempo a ellos, cuando que con una ayuda adecuada anteriormente, no se hubiese llegado a ello.

Te invito a que reflexiones, a que cuentes conmigo y charlemos, y juntos veamos la mejor manera en la que puedo ayudarte.

Natalia Pedrajas

625 047 300

www.lapsicologanatalia.com

¿Qué es el coaching?

Como psicóloga que soy estoy enamorada y adoro nuestra profesión. Y siempre he valorado en positivo y practicado el código de ética deontológica que nos hemos dado en psicología

¿Qué es el coaching?

“El Coaching ha de entenderse como la técnica científica que permite llevar a cabo un proyecto de ayuda individualizado, en el ámbito personal o profesional, ya sea de una sola persona o de todo un equipo, o una organización, para liberar su talento y potencial, maximizando la efectividad de sus actividades ejecutando el plan de acción acordado”


(Fernando Bayón Mariné, Coaching Hoy)

Psicología y Coaching

Es difícil sostener que el coaching no tiene que ver con la Psicología como afirman muchos coaches ( se hace por diferentes intereses, desconocimiento, diferenciación, marketing, etc.).

Es difícil sostener que el trabajo con cómo las personas piensan, sienten y actúan (triada cognitiva) no tiene que ver con la Psicología. Nada más lejos de la realidad!

A día de hoy, el término coaching está siendo utilizado de forma indiferenciada y oportunista para denominar diferentes actividades como son: consejo, asesoramiento, formación, entrenamiento, instrucción, enjuiciamiento, desarrollo personal y profesional, acciones de carácter motivacional, charlas, planteamientos filosóficos y existenciales, incluso hasta terapias. Es lógico que en muchas ocasiones, la confusión, para clientes, pacientes y para profesionales, esté servida.

El coaching es un método que permite focalizar a la persona o al equipo en los objetivos que quiere alcanzar y en establecer los pasos para conseguirlos.

No es una disciplina, ya que no cuenta con un cuerpo teórico propio sino que utiliza el de la Psicología (especialmente Humanismo, Cognitivo-conductual, Gestalt, Psicología Positiva, etc.) y ademas se añade todo aquella técnica que pueda ser de interés para su eficacia: principios de Managment, alto rendimiento deportivo, lingüística, filosofía…

El coaching tampoco es una profesión en sí misma como muchos quieren hacer ver o creer, sino que el coaching se enmarca en el desempeño del desarrollo de personas.

Coaching

El Coaching está dando muy buenos resultados y es una de las áreas de trabajo más solicitadas y de las que, personalmente, además disfruto porque, en estas ocasiones, soy yo misma la que le permite formar parte de su carrera y sus objetivos, y ayudarle  . 

Uno de los temas que me gustaría tratar al respecto, es contaros que SÍ estoy y que NO estoy entrenando, para ti, para derramar trapos metódicos que nos vienen a la mente. 

Desde el punto de vista del enfoque profesional que prácticamente y desde mi opinión personal, el Coaching NO es:

  • La receta ni cura contra todo tipo de males y problemas.
  • Terapia.
  • Psicoanálisis.
  • Una relación con otra figura o persona de autoridad que te dicta y te controla que tienes que hacer.
  • Formación.
  • Una persona profesional a tu lado para que te arregle y solucione los problemas y conflictos que puedan ir surgiendo.
  • Un asesoramiento de cualquier temática profesional.
  • Magia.
  • Un trabajo que hace tu asesora o asesor sin el cual tus proyectos están perdidos.

El Coaching es:

  • Un precioso PROCESO de auto descubrimiento y aprendizaje.
  • Una PARADA en tu camino profesional y personal, para observar y tener mayor impulso a tus objetivos.
  • Una estupenda OPORTUNIDAD de mirar hacia atrás, ver lo realizado y lo que se puede aprovechar, y también de mirar hacia adelante orientandonos hacia esas metas wue hay que conseguir y sabiendo como utilizar todo tu potencial y tu talento para ello.
  • Es ESPACIO, y es TIEMPO, para mirarte con otra lupa y ver nuevas cosas.
  • AVENTURA para potenciar tu capacidad de reflexión, y creación de nuevos y mejores hábitos.
  • Es CAMINO, un camino que solo puedes recorrer tú.
  • Es ELEGIR para la mejora profesional-personal.

¿Te apetece caminar hacia todos tus objetivos de forma acompañada? Tú eliges, tú pides, ¡tú eres el protagonista! Yo me comprometo a acompañarte desde la distancia que quieras 😉

Natalia Pedrajas

www.lapsicologanatalia.com

625 047 300