El arte de conocerse a sí mismo, o lo que es lo mismo, la psicoterapia

Cada vez más gente va a terapia. La psicología está al alcance de todos, genial! Pero todavía cuesta, todavía se dice en bajito y a pocas personas.

En ocasiones quizás puede que nos cause cierta vergüenza, podemos creer que estamos fallando o que lo estamos haciendo mal, puede que tengamos temor al juicio del otro, quizás a que nos consideren más débiles o incluso a que nos vean como enfermos o mucho peor, como locos…

Deberíamos entre todos, profesionales y personas de a pie, derribar esos mitos o ese estigma, y que nos quedase claro de una vez por todas que para ir a terapia no es necesario tener un trastorno que esté recogido en un manual:

Tristeza, ansiedad, insatisfacción, inseguridades, miedos, nudos que se han ido formando en la vida, situaciones de crisis… muchas cosas pueden ser motivo suficiente para que inicies un proceso de psicoterapia

En realidad basta con que sientas que algo no va bien en tu vida (aunque no entiendas bien qué te sucede o de dónde viene ese malestar) y quieras buscar soluciones.

Pero, Qué es la psicoterapia?

Empecemos hablando de la pausa. Vivimos en un mundo y en una sociedad en lo que todo (y todos) van muy rápido, con prisas, con estrés, con una montaña de cosas por hacer…

Todo esto hace que, en muchas ocasiones, demasiadas, no nos paremos lo suficiente a mirar y ver cómo estamos, cómo estamos llevando y cómo estamos gestionando todo esto. Ahí entra la psicoterapia.

La psicoterapia es un espacio, un tiempo para ti, para conocerte, para entender(te) y saber lo que te está sucediendo, y esto es fundamental para seguir caminando en la vida con menos enredos o al menos con el mejor calzado para superarlos.

La psicoterapia es un proceso en el que te observas, reflexionas y te vas conociendo, y desde ahí, puedes coger la responsabilidad de tu propia vida, soltar viejos hábitos (algunos dañinos pero que en algún momento te sirvieron) y crear otros nuevos, para seguir caminando con mayor conciencia y libertad.

Conocer (te)

El autoconocimiento, o lo que es lo mismo, conocerse a uno mismo de verdad, de forma sincera, honesta y realista, es fundamental para la mejora del bienestar emocional. Es uno de los puntos fuertes de la inteligencia emocional y es clave para el desarrollo personal.

Dicho esto, parate y piensa…

Yo te pregunto, ¿crees que te conoces en profundidad? Si tu respuesta es un “SI!”, y es afirmativa, enhorabuena por ello. Aun así estoy segura de que puedes (podemos) ahondar aún un poquito más para conocerte muchísimo mejor y seguir creciendo.

En cambio si la respuesta es negativa, quiero que sepas que existen ciertas estrategias que te van ayudar en ese largo camino del autoconocimiento.

Estrategias como el mindfulness y sus ejercicios, ¿los conoces?, la técnica de La Rueda de la Vida (muy utilizado en desarrollo personal), Quien Soy (nos ayudará a visualizar de manera realista quién eres en el momento actual, quién quieres llegar a ser en un futuro y cómo vas a conseguir llegar a ser la persona que deseas ser), La Rueda de la Vida (Herramienta muy popular y empleada en procesos de coaching que ayuda a visualizar de una forma inmediata y muy gráfica las distintas parcelas de tu vida, para así tener una visión clara y general de qué es lo que está ocurriendo y qué es lo que te gustaría mejorar), escribir un diario de emociones, o la Técnica del Árbol mediante un dibujo.

Si quieres conocerte, y emplear a fondo las técnicas del autoconocimiento, y gestión emocional, contacta conmigo y dime en qué puedo ayudarte.

Natalia Pedrajas

www.lapsicologanatalia.com

625 047 300

En cada paseo por la Naturaleza, uno puede recibir lo que andaba buscando. Psicología. Bienestar

¿Sabéis que hay un programa en Escocia en el que el médico, en según qué casos, receta cosas como viajes o pasar tiempo en la naturaleza?

Si leemos sobre el tema, nos encontramos con que esta “receta” médica está indicada para  reducir la presión arterial, la ansiedad y aumentar la felicidad de las personas con diabetes, para  enfermedades mentales, estrés, enfermedades cardíacas… y más!

Hemos visto que hay todo un folleto que acompañaría esta recomendación, con actividades geniales, divertidas e incluso tiernas como puden ser: hacer una manga de viento a partir de un aro y material para así observar la velocidad del viento, pasear un perro, realizar arte playero con materiales naturales, tocar el mar, hablar con un pony e incluso hacer un hotel de insectos o enterrar la cara en la hierba!

La naturaleza y la salud

 Esta demostrado mediante estudios y hay pruebas que los beneficios de la naturalezapara la salud mental y también para la  física son numerosos.

Solamente con pasar un rato al día de nuestro tiempo al aire libre, en contacto con la naturaleza (en una zona arbolada, por ejemplo) hará que se produzca una disminución de la actividad en la parte de su cerebro típicamente asociada con la depresión.

En los estudios, las personas que entraban en contacto con la naturaleza con más frecuencia, además de esto anteriormente mencionado, presentaron también un nivel de cohesión social significativamente más alto.
Y eso no es todo! Pasar tiempo en la naturaleza no sólo reduce la presión arterial, la ansiedad y aumenta la felicidad, sino que también reduce la agresión, los síntomas del TDAH, mejora el control del dolor, el sistema inmunológico y está claro que aún hay mucho más que desconocemos y que estudios están descubriendo día a día

Si que nos dicen, sin embargo, que todos estos beneficios asociados a la salud mental y la presión sanguínea se harán visibles siempre y cuando la duración de los paseos por la naturaleza sean lo suficientemente largos.

¿Cómo explican esto?

No solo hay un estudio que explique esto y que vincule la toma de contacto con la naturaleza y los beneficios psicológicos. 

Buscando, entre otras, se puede hallar también investigaciones con la que se relaciona la integración de las escuelas en espacios verdes con un mejor rendimiento académico de sus alumnos. Sin embargo, si es cierto que hay que señalar que casi todos estos estudios, no se basan en un experimento, y solo se limitan a presentar correlaciones entre variables.

También hay explicaciones sobre posibles mecanismos por los cuales pueden ser estos paseos los que mejoren directamente el nivel de calidad de vida de las personas. Entre  estas explicaciones están el hecho de que en zonas naturales el aire es de mejor calidad y está menos contaminado, también que las zonas salvajes tengan más desniveles y atravesarlos conlleve realizar más actividad física, o la protección contra el sol de las zonas con sombra…Todo ello se traduciría en una mejor salud, y ésta a su vez está relacionada con la aparición de trastornos mentales.

Tengo claro que viendo todo lo que nos aporta y sirviéndonos como lo hace, y teniendo en cuenta que pasear por parques algo alejados de la urbe es una actividad que resulta tan barata, merece la pena que tanto nosotros a modo individual, como las instituciones de salud, o que se dedican al tiempo libre de niños, adultos y personas mayores, le den una oportunidad a esta opción y se beneficien de todo ello.